Acueducto romano de s'Argamassa

Inicio

Ayuntamiento

Transparencia

Áreas/Departamentos

Municipio

Parroquias

Turismo

Acueducto romano de s'Argamassa

Yacimiento arqueológico situado entre Cala Pada y Punta Arabí al que se accede por la carretera de es Canar. Se trata de un conjunto formado por una conducción de agua y restos de estructuras arquitectónicas correspondientes a una instalación industrial y a un asentamiento marítimo-rural.  El acueducto es una construcción longitudinal en dirección, de unos 425 metros de largo y una elevación variable. La obra está realizada con piedras poco retocadas, de medidas variables y mortero de opus caementicium, cal y arena de grano grueso actualmente muy consolidado y calcificado a causa del paso del agua. En la parte superior del muro se conserva, en algunos tramos la canalización para transportar el agua de anchura y profundidad variables (una anchura media de 0’20 m y 0’30 m de profundidad).

Sector A. En el año 1985 se realizaron dos intervenciones en el sector más cercano al mar donde eran visibles restos de construcciones antiguas. Fue entonces cuando se pusieron al descubierto una balsa completa (ámbito I) y parte de dos ámbitos más (II y III). El primero forma un rectángulo de 2’90 x 2 m delimitado por muros de piedra y mortero de cal. Un punto característico es el uso de resaltos redondeados de cuarto de círculo que eliminan los ángulos inferiores de la estancia. Técnicamente, estas características están relacionadas con su funcionalidad ya que se trata, sin duda, de balsas destinadas a actividades industriales relacionadas con el mar, tal vez una piscifactoría con espacios preparados para mantener el pescado vivo. Esta actividad debió realizarse en el mismo espacio o en un lugar cercano, aunque hasta ahora no se han encontrado restos de ningún recipiente característico de este tipo de industria.

Sector B. Fue excavado entre los años 1986 y 1987. Situado al norte del anterior, se han descubierto, al menos, ocho dependencias que, por sus características debieron corresponder al lugar de residencia. En el transcurso de la excavación, y después de un análisis preliminar de los restos, se pueden marcar diferentes fases cronológicas del yacimiento: 1) Época tardopúnica, documentada por fragmentos cerámicos encontrados en la superficie y dentro de los restos de las estructuras industriales. 2) Época altaimperial romana. Todos los restos encontrados en el sector A corresponden a esta fase, según se deduce de las técnicas y materiales utilizados en su construcción. Parece ser que la construcción fue abandonada a finales del siglo I o a principios del II dC. La fecha inicial del sector A puede situarse en torno al cambio de era o en torno al primer cuarto del siglo I dC, al mismo tiempo que se construye el acueducto. 3) Épocas bajoimperial y bizantina, el abandono final corresponde a la época bizantina y por ello es la que está mejor documentada, aparece representada en un 95% de los materiales cerámicos encontrados en la excavación.

(Fuente y más información Enciclopèdia d’Eivissa i Formentera)