La renovación de alumbrado público más eficiente permite evitar cada año emisiones de gases equivalentes a quemar 20.300 litros de gasolina

Inicio

Ayuntamiento

Transparencia

Áreas/Departamentos

Municipio

Parroquias

Turismo

Noticias

La renovación del alumbrado público realizada por el Ayuntamiento de Santa Eulària des Riu desde 2015 hasta ahora ha permitido reducir el consumo de energía anual en unos 24.000 watios o, lo que es lo mismo, supone una reducción de la cremación de combustibles fósiles equivalente a 20.300 litros de gasolina cada ejercicio.

 

El año 2015 las líneas que después han sido sustituidas (no toda la red municipal) suponían una potencia instalada, y por tanto, consumo, de 47.835W mientras que, actualmente, su consumo ha pasado a 23.764, una reducción de 24.071W o, lo que es lo mismo, ha caído a menos de la mitad. Para poner en valor estas cifras, hay que pensar que esta reducción de la potencia empleada supone cada una reducción del consumo de 21,34 Toneladas Equivalentes de Petróleo (TEP) o, lo que es lo mismo, según las tablas de conversión estándar, 20.300 litros de gasolina al año menos. Un ahorro que es una contribución más para reducir la sobre explotación y el desperdicio de recursos, así como la contaminación generada por las instalaciones municipales.

 

En estos tres años y medio se han abordado cerca de una veintena de proyectos de renovación de alumbrado público dirigidos a mejorar la eficiencia energética de las instalaciones disponibles, al tiempo que se respondía mejor a la necesidad de luz de cada zona y, siempre que ha sido posible, se ha tratar de reducir la contaminación lumínica para las afecciones que tiene sobre las personas y los animales de nuestro entorno.

 

Estos proyectos han permitido el cambio de 400 farolas y puntos de luz de tecnologías anticuadas a otros más eficientes como el conocido LED, pero también las lámparas de vapor de sodio (VSAP), también mucho más ahorradoras que las bombillas tradicionales. Las intervenciones se han hecho en diferentes puntos como Cala Llonga, es Canar, el Barrio de Can Ramon o el mismo pueblo de Santa Eulària. En total, el coste de estas actuaciones está en torno a los 400.000 euros.

 

Estas intervenciones son independientes de otras hechas en instalaciones municipales, como la implantación de placas solares en el Palau de Congressos o el uso de calderas de biomasa en las dos piscinas municipales y que también representan una apuesta de la Administración municipal para con el fin de ser más eficiente también en el apartado medioambiental.

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies. Política de cookies