Desmantelado un grupo de catorce caravanas y tiendas de campaña instaladas en la zona de Cala Martina

Inicio

Ayuntamiento

Transparencia

Áreas/Departamentos

Municipio

Parroquias

Turismo

Noticias

Desde mes de mayo se han levantado 65 actas contra acampadas ilegales en diferentes zonas del municipio

 

La Policía Local y los agentes de Medio Ambiente han desalojado esta mañana un nuevo grupo de 14 caravanas y tiendas de campaña instaladas junto a la playa de Cala Martina, a un espacio libre donde no está permitida la acampada. Esta es la segunda actuación de este tipo que se lleva a cabo esta semana en el municipio, ya que el pasado martes se desalojó a un grupo de personas acampadas en el bosque de Cala Nova.

Desde el inicio de la temporada turística, la Policía Local lleva a cabo una importante labor de vigilancia para controlar las acampadas ilegales. En total, se han levantado 65 actas de denuncia por acampada ilegal y 68 actas de infracción por comercio ambulante. Las sanciones aplicadas en estos casos oscilan entre los 750 y los 3.000 euros en función de la gravedad de la inspección, ya que se han llegado a encontrar hogueras y acumulación de residuos peligrosos en la zona donde se encontraban las caravanas. La mayoría de denuncias abiertas llegan desde la propia policía, aunque también se han registrado denuncias de particulares a través de la Línea Verde municipal.  

En todas las actuaciones realizadas se encontró acumulación de residuos de todo tipo, así como animales (perros) sueltos, aspecto también regulado por la ordenanza municipal de tenencia de animales.  

 

Por otro lado, se ha constatado que en la mayoría de los casos se realizan hogueras en el interior del bosque y en la playa, con el peligro y riesgo que ello supone en época estival. Las zonas donde es más habitual que se concentren estos tipos de acampadas libres son Cala Martina, Cala Nova, Pou des Lleó y Cala Boix, así como el entorno del Palacio de Congresos.  

El Ayuntamiento de Santa Eulària des Riu aprobó una ordenanza reguladora de acampadas, prohibiendo este tipo de actividad en terrenos libres que no tienen las instalaciones y servicios necesarios para garantizar la seguridad y salubridad tanto del entorno como de las personas que habitan. La presencia de caravanas en entornos naturales supone un grave peligro de incendio, acumulación de residuos y en muchos casos, impiden el paso de las personas por los tramos de costa donde aparcan.  El municipio tiene una oferta legal de campings y espacios habilitados para las personas que quieran hacer turismo con sus caravanas, cumpliendo la normativa y evitando riesgos innecesarios para el medio ambiente.