La segunda fase de las obras de peatonalización de Isidor Macabich obliga al corte temporal de la calle Sant Jaume

Inicio

Ayuntamiento

Transparencia

Áreas/Departamentos

Municipio

Parroquias

Turismo

Incidencias

 

Obras II Fase Isidor Macabich

 

Este martes, 5 de diciembre, las obras de la II Fase de peatonalización de la calle de Isidor Macabich, en el pueblo de Santa Eulària des Riu, entrarán en una nueva etapa de ejecución que obligará a cortar la calle Sant Jaume. La previsión es que, si no hay contratiempos, esta calle se pueda volver a reabrir para su uso antes del día de Navidad. Para facilitar la circulación de los conductores, se reabrirá temporalmente el tramo de la calle Sant Joan que estaba cerrado desde el incio de las obras y se podrá circular en el mismo sentido en que se hacía hasta ahora, esto es, en dirección hacia las salidas hacia es Canar y Sant Carles. Como siempre, el Consistorio pide excusas por los inconvenientes que puedan generar obras tan necesarias y advierte a los usuarios de la vía que extremen las precauciones si transitan la zona y que respeten en todo momento la señalización temporal.

 

Los puntos de corte de la calle Sant Jaume estarán ubicados en el cruce de la calle Sant Llorenç en la parte de Levante, y en la calle Rodríguez de Valcárcel a la de Poniente. Dentro de la franja situada entre estas dos intersecciones se producirán limitaciones en la parada y el estacionamiento de los vehículos.

 

Las obras de la segunda parte de los trabajos de peatonalización permitirán conectar la plaza de Isidor Macabich con la calle Sant Josep, cerrando el anillo peatonal que ya configuran s'Alamera, la calle Sant Vicent, el Paseo Marítimo y la primera fase de la peatonalización. Esta segunda fase tiene un presupuesto de 646.622 + IVA y ha sido adjudicada a Hermanos Parrot, la misma empresa que hizo la primera intervención.

 

En cuanto a la duración de los trabajos, la primera estimación es que estén terminados en abril, aunque esto dependerá de los imprevistos que se puedan producir durante las obras. La actuación prevista sigue los principios el proyecto ganador del concurso de ideas y que fue desarrollo por el estudio Mipmarí. Así, se eliminan unas 25 plazas de estacionamiento y la calle se convierte en una vía de sentido único, con velocidad limitada. Así, se puede dar solución a las necesidades de circulación de los vehículos dentro de un entramado urbano diseñado hace unos 50 años; pero al mismo tiempo, se da preferencia al peatón, que dispone de un espacio más ancho y más agradable para disfrutar del pueblo.

 

A petición de los vecinos, el proyecto original se modificará de cara a establecer zonas de carga y descarga para particulares. Esta opción ya se ha ejecutado en la calle de la Mar y permite a los ciudadanos atracar a su destino estacionar un máximo de 15 minutos, tiempo suficiente para determinadas gestiones, carga y descarga de compra o hacer subir o bajar acompañantes.