Discurso de investidura

Inicio

Ayuntamiento

Transparencia

Áreas/Departamentos

Municipio

Parroquias

Turismo

Discurso de investidura

462

 

CONTENIDO ÍNTEGRO DEL DISCURSO DE INVESTIDURA (PDF) 

 

Dignísimas autoridades, señoras y señores, muy buenas tardes y gracias por acompañarnos en este importante y significativo acto institucional.

Acabamos de constituir la nueva Corporación municipal de Santa Eulària des Riu para los próximos cuatro años. Una corporación surgida de las elecciones celebradas el pasado 24 de mayo y en las que los ciudadanos apoyaron mayoritariamente la candidatura encabezada por mi persona.

Me permitirán, por ello, que estas primeras palabras como alcalde sean para agradecer de una manera muy sincera esta confianza y respaldo que, a nivel personal, espero no defraudar.

Quiero también agradecer a todos los concejales y concejalas que formaron parte de la pasada corporación, su trabajo y dedicación durante los últimos cuatro años. Estoy seguro que, desde estas mismas sillas, o desde otras responsabilidades, todos seguirán trabajando y luchando por defender los intereses de los ciudadanos de Santa Eulària des Riu. Siempre he encontrado en todos ellos la colaboración y la altura política necesaria para sacar adelante de manera unánime temas clave para el futuro del municipio, temas como la normativa de usos, que garantiza el descanso de los vecinos, la protección de Tagomago o la Ordenanza de Transparencia. Una ordenanza que tenemos el compromiso de empezar a aplicar de manera inmediata, dotando a la institución, y a este mismo salón de plenos, de los medios necesarios para facilitar el acceso a la información institucional de una manera ágil y sencilla.

Tenemos por delante importantes retos, grandes proyectos que son básicos para el futuro del municipio y que esperamos que pronto empiecen a ser realidades: hablamos, por ejemplo, de la reforma de la carretera de Santa Eulària, de la reforma de la depuradora o la puesta en marcha de la planta desaladora, que permitirá tener suficiente agua de calidad para abastecer el municipio.

Pero también tenemos cuatro años de mucho trabajo para seguir mejorando día a día, paso a paso, el municipio; modernizando se nuestros pueblos, barrios y espacios públicos, dotándolos de los servicios e infraestructuras que necesitan. Desde aquí, mi reconocimiento a todo el personal municipal por su trabajo, su esfuerzo y la profesionalidad que emplean día a día para hacer frente a todas las demandas y necesidades que se presentan, que son muchas, como corresponde a un municipio grande y extenso como este.

Seguiremos apostando, cómo hemos hecho hasta ahora, por garantizar la atención y asistencia a las necesidades básicas de los ciudadanos: ampliaremos la red de servicios asistenciales con una nueva oficina de asesoramiento jurídico y ayuda para las personas afectadas por problemas de vivienda.

Seguiremos impulsando la labor de la Escuela de Formación, del Club de Feina y del Servicio de Orientación Laboral, compromisos que son una realidad cada vez más consolida y con unos resultados efectivos y fuera de cualquier duda.

Porque, más allá de las propias competencias municipales, seguiremos apostando por dar soluciones reales a problemas reales. Las personas son nuestra prioridad, y es muy importante que sientan que su ayuntamiento los escucha y trabaja para ayudarlos.

Todo, sin descuidar el progreso y mejora general del municipio. Queremos tener un entorno limpio y cuidado, unos pueblos tranquilos y un destino turístico de calidad; calidad en servicios y en oferta cultural, deportiva y complementaria. Un destino apreciado por nuestros visitantes para que encuentren en Santa Eulària des Riu un lugar para descansar, disfrutar y recomendar. Esta es la mejor promoción que podemos hacer: que residentes y visitantes se sientan orgullosos del municipio.

Desde un ayuntamiento se pueden hacer muchas cosas, pero no podemos olvidar que tenemos que añadir el hecho de ser la administración que más cerca está del ciudadano y ello nos obliga a hacer frente a problemas que se tienen que resolver nos corresponda o no, tengamos o no competencias. En este punto seguiremos también trabajando, como ya hicimos con la escuela de Santa Gertrudis y con el nuevo instituto. Espero poder seguir con la misma línea de colaboración y por eso, las puertas de esta casa y de mí despacho están y estarán siempre abiertas.

No olvidemos que todos los que estamos aquí, seamos del partido que seamos, hemos sido escogidos por los ciudadanos que nos piden responsabilidad y trabajo.
Nos han elegido para representar se intereses de este municipio dentro y fuera de la isla, allí donde haga falta y, nos han escogido, para que estemos a la altura de lo que se espera de un representante público. Ya lo decía antes, nuestra obligación es, desde hoy, atender y resolver los problemas de Santa Eulària des Riu. Tan sencillo y, al mismo tiempo, tan complicado cómo esto.

En un momento en que la política y las personas que nos dedicamos estamos muy cuestionadas, creo que es necesario defender y demostrar la honestidad de todos los que ocupamos una silla en esta Corporación. Aquí, la única línea de color que tenemos que tener clara es la línea de la responsabilidad y del respeto: respeto a la institución, respeto al lugar que ocupamos y, sobre todo, respeto a los ciudadanos.

En la casa de todos, estamos para debatir, proponer y tomar las decisiones que consideremos mejores para nuestro presente y futuro como municipio. Desde planteamientos diferentes y lógicas divergencias de criterio, estoy convencido que se pueden encontrar soluciones consensuadas.

Por encima de voluntades partidistas o planteamientos preestablecidos, está el mandato democrático surgido de unas elecciones, que espero que se cumpla con éxito. Por eso, y desde hoy mismo, pido colaboración y lealtad institucional, tanto por parte de los concejales como de las otras administraciones publicas que, como nosotros, no tendrán que olvidar qué es lo que ha elegido la gente y lo que espera de nosotros. Solicito colaboración sin desprecios ni prejuicios: estamos en el mismo barco, un barco que nos tiene que acercar a un buen puerto a pesar de que para llegar, la ruta elegida por cada uno sea diferente.

Ánimo, adelante y suerte.